Techo y comida – Cine necesario

Quiero pensar que dentro de esa enorme cifra de personas en riesgo de exclusión que existe hoy en España, Rocío no representa a la mayoría. Me refiero a que, egoístamente, prefiero pensar que en nuestro país siempre hay alguna red protectora que ayuda a frenar un poco la caída; unos padres, una tía cercana o lejana, unos amigos, la parroquia del barrio, …, algo que mitigue un poco esa angustia que genera la pobreza y que tan bien representa la protagonista de Techo y comida en los primeros minutos de la película.

Techo-y-Comida_005b_Diversa.png

A medida que escribo, me doy cuenta de que quizás sí que estoy en lo cierto cuando pienso que suele haber alguien que echa una mano, por mínima que sea, a las personas que viven en su lugar de nacimiento o, por lo menos, en su propio país, pero me temo que no ocurre lo mismo con los que llegan de otros lugares, no importa si son lugares cercanos o lejanos. Estos no tienen absolutamente a nadie que piense en ellos.

Rocío y su hijo Adrián se tienen el uno al otro y mantienen el tipo recurriendo a todo tipo de artimañas; enganches ilegales a la red eléctrica, rebuscando en los contenedores, rellenando bidones de agua en la fuente del parque,…, pero hay algo que no consiguen mantener y es el piso en el que viven alquilados. Una situación que hemos visto ya demasiadas veces en los informativos.

Que Rocío no tiene formación, ni iniciativa suficiente para gestionar adecuadamente sus problemas desde un punto de vista administrativo, es bien cierto pero esa no debería ser razón suficiente para que una familia pierda lo poco que tiene y que queden absolutamente desprotegidas personas sin recursos materiales ni “intelectuales”.

Es esta una película que deja un amargo sabor de boca pero que nos reafirma como seres emocionales. Creo que es muy humano sufrir un poco de esa amargura que nos hace ser más conscientes de otras vidas menos acomodadas que las nuestras.

Sinopsis
A Rocío, madre soltera y sin trabajo, apenas le da para comer. Temiendo perder la tutela de Adrián, su hijo de 8 años, intenta aparentar una vida normal. Pero la situación empeora cuando el propietario de la vivienda, agobiado también por las deudas, los denuncia por no pagar el alquiler. Ahora el tiempo corre en su contra y parece imposible encontrar una solución.

Anuncios

Un comentario en “Techo y comida – Cine necesario

  1. Pingback: La ley del mercado- cine áspero | el blog de elena ascarza ugalde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s