Bonita portada

MAD MEN O LA FRÁGIL BELLEZA DE LOS SUEÑOS EN MADISON AVENUE

Hasta la fecha he sido incapaz de dejar un libro a medias así que este también lo terminaré (escribo este post en pleno proceso de lectura del libro porque es tal la carga intelectual del mismo que necesito pararme a escribir unas líneas). Lo cierto es que no imaginaba que este bello objeto, tan agradable a la vista y al tacto (la calidad del papel en el que está impreso me encanta), pudiera contener semejante cantidad de párrafos ininteligibles.

Libro MAD MEN 1

Es un hecho que los teóricos de la comunicación pecan a menudo de pedantes (la terminología relacionada con ámbitos como la semiología o la semiótica raya la locura) pero pensaba que habíamos superado frases como éstas:

(…) “El nuevo vocablo, «sin ser ni una palabra ni un concepto», pretendía designar la cuestión misma de la diferencia, un hecho irrepresentable e inaudible, del mismo modo que la lógica, según el famoso axioma de Wittgenstein («La lógica de los hechos no puede representarse»), o incluso que la materia oscura, según es entendida por la astrofísica como imperceptible pero esencial en relación con los efectos gravitacionales en el universo. Ese lugar en negativo inauguraba, por tanto, una ontoteología del significante, según la cual la diferencia era en sí misma una nada y el fundamento del todo: como el ser según Heidegger; como el deseo según Freud“. Extracto del capítulo “El principio de todas las cosas. Magia y mística del capitalismo en Mad Men, de Juan J. Vargas-Iglesias.

Y no solo el vocabulario utilizado… Necesitaría recurrir a la enciclopedia en numerosísimas ocasiones y, ni aún así, lograría descifrar algunos párrafos. Además, las referencias a otros autores y obras es, como dirían los ingleses, overwhelming.

Contra MAD MEN 1

Dicho todo esto, si la atracción que sientes por el objeto es mucha y tu adicción a la serie no te permite prescindir de otra de las publicaciones dedicadas a la misma, he de ser justa y destacar que los dos primeros capítulos, la entrevista a Matthew Weiner y “Peggy no se casó” de Enrique Vila-Matas, se leen con considerable interés.

Veremos qué nos deparan los siguientes capítulos. Por lo que compruebo en el índice, los que tengo pendientes han sido casi todos escritos por mujeres. ¿Tendrá algún reflejo en el libro la diferencia de género?

Me comprometo a hacer justicia y modificar el título de este post si las cosas mejoran en la segunda mitad del libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s