Uber, Big Data y Evgeny Morozov

Una vez más Evgeny Morozov, profesor visitante de la Universidad de Stanford y profesor de la New American Foundation y colaborador habitual de LA CUARTA PÁGINA del diario El País, ha llamado mi atención sobre un asunto relacionado con la recopilación de datos y el uso que se hace de los mismos.

“La compañía tecnológica se ha hecho con uno de los recursos más preciosos: los datos. Ahora tiene capacidad para presionar a gobiernos, presentándose como la única forma de organizar un transporte público eficaz”.

Uber

El caso es que, al parecer, la empresa Uber, que tanta polémica ha causado en España, se proclama propietaria de una información que no puede o, mejor dicho, no debe, pertenecer a nadie. Está ocurriendo en Estados Unidos, en ciudades como Boston, que Uber está facilitando a la ciudad, pasando por caja claro, la información que recoplia de su actividad.

Morozov, además de animarnos a seguir caminando para desplazarnos de un lugar a otro, explica que hay ciudades, no podía ser otra que la escandinava Helsinki, en las que la colaboración entre el ayuntamiento y una empresa local ha logrado crear un sistema que, basándose en datos obtenidos en tiempo real, combina el transporte público con Uber para lograr el trayecto más adecuado en cada momento.

Así cierra el autor esta crítica a la comercialización de los datos por parte de empresas que se postulan como única solución a los grandes problemas sociales:

“El hecho de que Uber surgiera en California –una región conocida por lo malo que es su transporte público- no justifica que el futuro del transporte tenga que girar en torno a los coches. Sin embargo, a esta lamentable situación podríamos llegar si se va agotando la inversión en infraestructuras. Pero la respuesta apropiada a este problema debería ser la recuperación de los fondos para invertir y la oposición a la ideología de la austeridad en la que se basan los recortes de presupuesto: las ciudades no deben confiar en que Uber, escondiéndose tras la ampulosa retórica de la innovación y la participación, haga más con menos”.

Si te interesa conocer algo más a este prolífico autor, puedes echar un vistazo a los siguientes artículos:

  • La tecnología que nos aísla: La economía colaborativa convierte a empresas como Auto Share, Airbnb y Uber en poderosos intermediarios. Son una especie de varita mágica que consolidan nuestro vínculo con el mercado global.
  • La publicidad inteligente: Los sensores conectados a pantallas, cámaras y monitores permitirán acceder a datos emocionales mucho más útiles para los anunciantes que las pistas textuales que los gigantes de Internet obtienen de nuestra navegación.
  • Mi préstamos para ti, tus datos para mí: Las nuevas empresas que elaboran complejos perfiles de riesgo del solicitante de un crédito para valorar si se concede pueden caer en la tentación de comerciar con esa información en un grado desconocido hasta ahora.
  • La casita de campo electrónica: La generalización de los ordenadores provocó el sueño de poder trabajar fuera de la oficina y con más rendimiento. Ahora se ve que quienes se llevan el trabajo convierten su hogar en un “taller clandestino”.

Evgeny Morozovz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s